Hepatología / 04 noviembre 2022

La contaminación afecta la salud de nuestro hígado

hígado graso por contaminación

No podemos concebir el mundo moderno sin todas las comodidades y los beneficios que nos trajo la Revolución Industrial, pero con ello trajo problemas como la contaminación. El uso de combustibles fósiles ha provocado que estemos expuestos a partículas que dañen nuestra salud, esto se ha estudiado por décadas. Estos efectos de la contaminación frecuentemente se asociación a problemas pulmonares, pero la contaminación también afecta la salud de nuestro hígado.

 
Un poco de antecedentes

 

Ya se han realizado estudios en ratones donde se evaluaba su salud hepática después de estar expuestos a condiciones controladas de contaminación, los investigadores pudieron documentar que a mayor exposición de los contaminantes los ratones tenían una mayor incidencia de hígado graso no alcohólico.
 
 

¿En humanos pasa lo mismo?

 

Para poder resolver esa incognita un grupo de investigadores en China, llevaron a cabo un estudio epidemiológico en aproximadamente 90,000 adultos. En cada participante se realizó una encuesta de referencia donde se evaluó lo siguiente:

  • Presencia de esteatosis hepatica diagnosticada radiológicamente
  • Si eran diabéticos o si presentaba algún desorden del sistema metabólico
  • Presencia de sobrepeso u obesidad

 

Además se midieron los niveles de contaminación en los lugares de residencia de los participantes, esta medición aerodinámica incluyó la medición de partículas:

  • PM1
  • PM2,5
  • PM10
  • Dióxido de nitrógeno (NO2)

 

Estas partículas además de afectar la salud pulmonar están asociadas con el desarrollo de diversos tipos de cáncer, procesos inflamatorios, y alteraciones metabólicas.
 
 

Los hallazgos

  1. El aumento en los niveles de exposición a los cuatro contaminantes del aire se asoció con mayores probabilidades de desarrollar hígado graso no alcohólico.
  2. Los análisis estratificados adicionales revelaron que las personas que son hombres, bebedores de alcohol, fumadores (actuales y anteriores), quienes consumen una dieta alta en grasas y aquellos con obesidad central; experimentan efectos adversos más significativos por la exposición de las partículas contaminantes.

 

Mis observaciones

 

Este es un estudio muy revelador que nos demuestra el impacto de la contaminación, cada vez más creciente en diversas partes del mundo y México no es la excepción. La exposición a largo plazo a estas partículas contaminantes aumenta nuestras probabilidades de desarrollar hígado graso no alcohólico y recordemos que no fue hasta la década de los 90’s que en México se reguló la medición y manejo de este tipo de contaminantes.
 

Este es un factor de riesgo más que se suma a la mala alimentación y sedentarismo, aumentando nuestro riesgo de desarrollar esta enfermedad.
 

Con esto se hace más evidente que para el manejo del hígado graso no alcohólico es necesario la intervención de buenos hábitos de salud, dieta equilibrada, ejercicio y el consumo de café.  
 

Por último, es un llamado para hacer conciencia de nuestros hábitos de consumo, la mayoría de las industrias, si no es que todas emiten este tipo de contaminantes, a mayor producción mayor exposición, y no está de más hacer un consumo responsable de nuestro automóvil.
 
 

¿Sabes cómo se encuentra la salud de tu hígado hoy?

 

 

 

 

 

Noticias Relacionadas

331

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×